martes, 29 de mayo de 2012

¿Qué valores defendemos las personas?

Anoche terminó Gran Hermano y aunque esta entrada no va dedicado a este programa, sí que tiene algo de relación, me explico más abajo.

Bien como todos sabemos, ganó Pepe, a mi parecer el que más se lo merecía, lo único que no me gusta del ganador, por así decirlo, es su +1 y a eso me refiero con mi entrada.

Para estar al día un poco y no perderme detalles, a través de mi twitter personal he seguido a varios twitter de seguidores varios, entre ellos, twitter dedicado al mundo de gran hermano en general y de Pepe, en un segundo plano he seguido también twitter de María la Jerezana (por ser de donde vivo) y de Sindia.

 Bueno, el título no tiene nada que ver con lo que he contado hasta ahora, cosas que ni interesan ni va ni vienen, pero el título va muy ligado con los "fans" (por llamarlos de alguna manera) de Noemí y un poco también por todos los fans en partes iguales.

Voy por lo segundo en un primer lugar. Será porque ahora soy twittera o como se diga, que lo he visto más de cerca, pero supongo que ha sido siempre así, no lo sé, ni me importa en parte. Me refiero ahora mismo a las famosas "Lluvias de SMS" para salvar o expulsar a alguien. Me parece curioso que en horas puntas se hagan ese bombardeos de SMS hacia una persona que no conocemos, nunca conoceremos y que en dos meses no nos acordaremos de él/ella pero sí de la factura que no dejó.

En esos últimos días, siguiendo algunas cuentas de "Pepistas" me he llegado a preguntas si esas personas son ricas, hijos de papas o si realmente mandan tantos SMS como dicen. Lo último debe ser cierto cuando ponen hasta capturas de los SMS enviado, el resto no lo sé.

Yo espero y deseo que esas personas que gastan un sueldo y medio en enviar SMS para salvar a una persona que ganará 300.000 euros y no te dará ni un mísero euro, como decía, espero y deseo que esas personas no sean del grupo de los que lamentamos estar en plena crisis y viendo que el mundo laboral cada vez se desmorona más y más. Espero que tampoco sean hijitos de papás que no sepan lo dura que puede resultar a veces la vida y tampoco espero que sean personas con una casa y/o hijos a cargo.

Estoy de acuerdo que Gran Hermano es y debe ser un programa para disfrutarlo, sentirlo, vividlo... pero, a mi juicio, GRATUITO. Con eso quiero decir que para muchos Gran Hermano a pasado a ser, para entendernos, como un videojuego incompleto que para terminar necesita comprar un descargable. Veo y siento que cada vez más, Gran Hermano se está convirtiendo en ese juego que no puedo terminar porque tengo que comprar un "extra". La diferencia, que en este caso, tú decides si Gran Hermano pasa a ser un programa de entretenimiento para ti gratuito o no, de ahí que cada semana te pongan varios números de teléfono a elegir para que te gaste lo que quieras y medianamente puedas.

Quitando que cada cual hace con su dinero lo que quiera, cosa que Telecinco aprovecha con Gran Hermano, viene a donde quería llegar con esa entrada, ¿nos sentimos las personas reflejadas en esos concursantes? ¿Le vemos similtudes a nosotros o a la persona que nos gustaría tener a nuestro lado?

Esas preguntas que me hago son las que más temo recibir una respuestas. Durante lo largo del concurso, casi cuatro meses que han sido, me preguntado una y otra vez que es lo que defienden las personas en un concursante. El ejemplo más claro es el de Noemí.

A lo mejor es que soy una persona demasiada crítica o quizás soy una persona que veo las cosas tal como son, sea como sea, debo reconocer que me en ocasiones, me he asustado de los miles de espectadores que ha causado esta concursante, pero luego lo curioso que si hablo con alguien de mi entorno, piensan como yo, ¿tendrá razón mi madre en decir que esos "seguidores" simplemente lo hacen para llevar la contraria al resto de los mortales decentes? ¿Tendrá razón mi madre en decir que realmente no le gustan, que simplemente lo hacen para "dar por culo"?

Sea como sea, mi madre puede o no tener razón, pero nos guste o no, sí es cierto que hay fans locos por Noemí, volviendo a Twitter, me he encontrado con twitteros que he tenido que bloquear porque si tú decías una críticas a Noemí o simplemente decías que no te gustaba, llegaban esos fans que te insultaban y lo más suavecito que te decían era "cerda", ellos pueden insultar y criticar, pero oye, los demás no, es gracioso el asunto.

Todo eso me ha planteando muchas cuestiones, ya que, no he entendido que es lo que defienden esos "fans". Partiendo desde mi ojo crítico, si me preguntaran qué es Noemí, diría que es la mentira, la traición, el libertinaje, el libre albedrío, la locura, la inestabilidad, la ilegalidad, el dolor, el sufrimiento, la puñalada trapera, un mudo irreal. De manera resumida, diría que sería una persona que no querría ni como conocida mía. Entonces, sus "fans", realmente, ¿están defendiendo esos valores? ¿Han elegido los peores valores que se puede tener en una persona porque lo consideran como propios, como suyos?

A lo mejor me estoy precipitando en esas conclusiones, pero después de mucho pensar, no he podido llegar a otra cosa. Puedo entender que eligan a Pepe, que lo quisiera a mi lado como amigo pero no como enemigo, que prefieran a María que "arraza po onde paza", a Aless por tener su corazón y ser buena persona, a Dani, que a pesar de ser cargante, tiene sus puntos, a Marta, que quitando su locura e ida de "pinza" no es mala... pero vuelvo a preguntar, ¿a Noemí? ¿Hay realmente alguien capaz de sentirse identificada con Noemí? Vale, dos o tres, ¿pero esa multitud de fans realmente se siente identificados con esos valores que he expuesto antes?

Todo eso me llega a una única conclusión. El mundo está mal y no es solamente por culpa de la crisis ni del gobierno que tenemos. El mundo está mal por las personas que lo formamos, por los valores que tenemos, por el egoísmo propio, por el afán de hacer daño a los demás, por el afán de ser más que los demás aunque tengamos que pisotear al que se ha caído y se ha hecho daño.

Y para terminar, quiero decir que si algún fans viene a insultar como en mi otro blog, por favor, hagalo con clases y sin faltas de ortografía, solo así lo dejaré publicado, en caso contrario lo borraré, si lo hace sin clase y con falta de ortografía, solo podré asumir que tu cerebro es equivalente al de un mosquito y me daría vergüenza ajena.

Reconozco que este tocho es infumable, pero vendré con uno mejor, pero necesitaba lanzar esta pregunta al aire, ¿qué defendemos las personas?




Reciba un cordial saludo de alguien que no entiende nada.









viernes, 25 de mayo de 2012

Inauguración del blog

No sé ni como empezar de nuevo un blog después de tantos blogs abiertos y mal acabado. Ni siquiera pensaba escribir un viernes-sábados casi la 1 de la madrugada que son. Serán mis ansias de expulsar algo o quizás será un modo de "agradecer" a quienes siempre le gustaron mis escritos.

Lo justo sería que como modo de inauguración me presentara, sí, sería lo justo, pero no, no lo voy a hacer. Hablar de uno mismo suena tan egoísta y egocéntrico que queda mal de cara a la persona, en este caso, de cara al público y ¿después que queda? Las personas por naturaleza cambiamos y esta descripción que nos hicimos de nosotros mismos queda tan lejana, tan fría, tan.... ¿falsa? No sería la palabra apropiada, pero sí lo que podría parecer.

Las personas afortunadamente o desafortunadamente cambiamos, aquella persona que era tímida, ahora es una brillante comercial, aquella otra que confiaba en sus amigos, ahora no confía ni de su sombra, aquella persona que siempre reía, ahora llora de amargura y ¿qué hay de aquella persona que creía en el amor? Ahora desconfía, cree que la utilizan.

Esa es una de las razones principales por las que odio dar una descripción de mí misma, ¿cambiaré? Seguramente que sí, ¿para cuando? No lo sé, hoy, mañana, el año que viene o cuando tú me hagas daño.

No es mi primer blog personal que escribo. Durante mi vida, que puede ser corta o larga según se mire, han pasado tantos blogs por mis manos que ahora mismo no sabría decir una cantidad exacta. Todos acabaron, como decía aquella canción "Nada es para siempre". Fueron ciclos de mi vida, ciclos que acabaron y con ella, el blog también acabó. Cada uno muestra una madurez diferente, mas triste, mas alegre, más humano, más frío... ciclos en nuestras vidas que nos enseña que no siempre todo será de color rosa, que no siempre seremos feliz y lo más importante, que para apreciar la felicidad, debemos sufrir.

No quiero hacer de la primera entrada algo aburrido que nadie quiera leer luego. Ni siquiera sé que escribiré aquí, de ahí mi título. Me gustaría decir que escribiré de un tema en concreto, pero mi mente es tan dispare como temas hay en el universo. Mi imaginación es tan grande como puede ser el firmamento.

Y quiero terminar, pero después de tanto tiempo sin escribir nada, me siento capaz de volver a ser yo, me siento capaz de expulsar todos los demonios que llevo dentro, me siento capaz de tantas cosas que temo por mí, temo por caer desde tan alto que reprimo todo lo que pueda llevar dentro.

Aunque sea un "simple" blog, para mí puede ser como desnudar mi alma, es como exponerme al peligro, es como buscar emociones nuevas, es como poder desahogarme, sí, vuelvo a ser yo después de tantos años sin escribir, vuelvo a decir, estoy aquí.

Mi primera entrada, que pretendía hacerla corta, es más larga de lo que finalmente quería, pero como quiero acabar ya, solo me queda decir que este blog irá dedicado a todas aquellas personas que en algún momento de mi vida se cruzaron conmigo y me animaron a escribir y cabezona que soy, no hice caso algunos, también va para aquellas personas que llevan tiempo insistiendo en que vuelva a coger papel y boli y escriba como hacía siempre, en un parque, en el bus, en el coche... donde me viniera la inspiración, que nosotros podemos esperar toda una vida a algo, pero nuestra amiga la inspiración no espera nunca. Finalmente quiero dedicar este blog también, a esa persona que acabo de conocer y me insiste en que lo vuelva a hacer después de conocer mis antiguos blog, y lo tengo que hacer, estoy amenazada de recibir una insistencia cada día (desde el cariño) y de recibir chantajes de algún estilo y no quiero que se me enfade la parienta.

Para acabar, me despido con un hasta luego, no sé cuanto de corto o largo será este hasta luego, pero volveré, claro que volveré, como vuelve una persona a su enamorado, como vuelve la sombra cuando sale el sol, como vuelve las estrellas al caer el manto de la noche, entonces, ahí estaré yo.

Y al no saber que poner como toque final, me despido de nuevo, con un hasta luego.