sábado, 29 de septiembre de 2012

Corre corre corre corazón

Hoy pongo esta canción, un amigo dice que está hecha para mí y como se ha acordado de mí y me ha gustado, lo pongo aquí. 



Aquí la letra:

Me miras diferente 
Me abrazas y no siento tu calor 
Te digo lo que siento 
Me interrumpes y terminas la oración 
Siempre tienes la razón 
Tuu... libreto de siempre tan predecible 
Yaaa... ya me lo se 

Así que corre corre corre corazón 
De los dos tu siempre fuiste el mas veloz 
Toma todo lo que quieras pero vete ya 
que mis lágrimas jamás te voy a dar 
Así que corre como siempre no mires atrás 
lo has hecho ya y la verdad me da igual. 
Ya viví esta escena 
Y con mucha pena te digo no, conmigo no 
Di lo que podía, pero a media puerta 
Se quedó mi corazón 
Tuuu.... libreto de siempre tan repetido 
Yaaa no no te queda bien 

Así que corre corre corre corazón 
De los dos tu siempre fuiste el más veloz 
Toma todo lo que quieras pero vete ya 
que mis lágrimas jamás te voy a dar 
Así que corre como siempre no mires atrás 
lo has hecho ya y la verdad me da igual. 
Tuuu… el perro de siempre los mismos trucos 
Yaaa…. ya me lo se 
Así que corre corre corre corazón 
De los dos tu siempre fuiste el más veloz 
Toma todo lo que quieras pero vete ya 
que mis lágrimas jamás te voy a dar 
han sido tantas despedidas que en verdad 
Dedicarte un verso mas está de más 

Así que corre como siempre q no iré detrás 
Lo has hecho ya y la verdad me da igual 
lo has hecho ya y la verdad me da igual 
lo has hecho ya pero al final me da igual

De Jesse y Joy.

viernes, 21 de septiembre de 2012

El mundo en el que tú vives, por ahí no es

Hoy no tengo mucho que contar, pero me apetece escribir sobre algo, cualquier chorrada aunque no tenga sentido y he dicho, mira esta frase, carente de significado para algunos y con tanta razón para otros. 

Os preguntareis que de donde he sacado esto ahora, pues bien, os lo diré, lo he sacado concretamente de una obra de Fumiyo Kouno titulada "La ciudad al atardecer. El país de los cerezos"

No me voy a poner a detallar el por qué dijo eso o lo otro, porque la verdad es una historia un tanto triste que merece la pena de leer si quieres que se te ponga la piel de gallina.

Yo esta frase me la quiero llevar a mi terreno personal y contar por qué me ha parecido tan interesante esta frase. Como siempre, desde mi locura y paranoia, y como no, desde mi propia realidad que no tiene que ser la realidad de quien esté leyendo esta entrada ahora mismo.

Recuerdo que en un antiguo blog que tenía, escribí una entrada titulada "¡¡¡Paren el mundo!!! que quiero bajar", para la ocasión, la he buscado para copiarla y de paso, traspasarla aquí, escribí eso:

¡¡¡Paren el mundo!!! que quiero bajar, igual que usted baja del coche, igual que el estudiante baja del autobus.

¡¡¡Paren el mundo!!! que quiero bajar, quiero buscar tranquilidad a todas mis inquietudes, empezar en otro lugar, crearlo a mi manera, darle mil formas, antes de ponerle una definitiva.

¡¡¡Paren el mundo!!! que quiero bajar, y si es posible, bajar una parada antes o una después, no quiero parar en el punto exacto, quiero caer y levantarme, quiero equivocarme para poder aprender.

¡¡¡Paren el mundo!!! que quiero bajar de esta sociedad tan loca, donde el estrés está a la orden del día, la hipocresía es tu mejor cara, tu sonrisa, tu mayor falsedad.

¡¡¡Paren el mundo!!! que quiero bajar, no quiero ver personas que son pasotas ante el mal ajeno, donde el egoísmo y la cobardía es tu mayor virtud, donde la solidaridad y ver por el bien ajeno es tu mayor defecto.

¡¡¡Paren el mundo!!! que quiero bajar, si es posible sola, y si tengo que elegir, que sea con un ser de mi creación.

¡¡¡Paren el mundo!!! Mi parada quedó atrás.

Aunque parece que esta entrada que escribí en el 2008 no tenga nada que ver con el título de hoy, yo creo que sí, que tiene más en común de lo que parece. Antes de seguir, quien quiera leer mi viejo blog lo podéis hacer pinchando en el siguiente enlace: Las Paranoias de Bubu, eso sí, para cualquier comentario aquí, el otro lo tengo más que olvidado.

Pues a lo que iba, yo creo que estoy viviendo en el mundo equivocado, me equivoqué de camino y fui a llegar a donde no debía, si por mí fuera, pararía el mundo porque por donde yo vivo, no es por el camino que estoy siguiendo.

Yo creo que de eso se han dado cuenta muchas de las personas que han dicho algunas vez el famoso "Paren el mundo, que yo me bajo", si se quieren bajar del mundo, ¿no será que el mundo donde vivimos no es por ahí?

Lo mismo es que hemos idealizado un mundo que nos gustaría pero no existe, pero digo yo, ¿no será que hemos llegado a parar a un sitio donde hay más gentes y menos personas? Es lo que yo llamaría gentuzas.

Desgraciadamente he caído en el mundo equivocado, lleno de gentuzas sin sentimientos, donde su máxima prioridad es hacer daño al prójimo y cuando conoces a un igual, por cuestiones de la vida acaba desapareciendo.

Digamos que en el mundo donde he caído por equivocación, el 95% de las gente son gentuzas y el 5% restantes son las personas que aún me queda por encontrar, pero es que me es más fácil encontrar una aguja en un pajar que a esas personas, me es más fácil pedir al mundo que pare un segundo y así yo poderme bajar.

De todo eso te darás cuenta cuando vayas tranquilamente caminando y una vez en tu interior te diga "El mundo en el que tú vives, por ahí" y entonces tú dirás "¡¡¡Paren el mundo!! Que me bajo". Es complicado de creer, pero creerme, que llega a ocurrir.

La verdad que me ha salido una entrada fea y aburrida, pero me da igual, voy a seguir buscando el mundo donde yo vivo.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

El interruptor de los sentimientos

Hoy me va a ser difícil escribir sin dar demasiados detalles, por un lado no quiero escribir nada, pero por otro, lo necesito, necesito escribir y desahogarme.

En la serie de crónicas vampíricas, la cual os recomiendo aunque dicen que los libros está mucho mejor y hablando de la serie, está por empezar la cuarta temporada, bueno no me lio, en crónicas vampíricas cuenta como los vampiros tienen una especie de interruptor para apagar la parte humana, la parte de los sentimientos, solo tiene que hacer "clip" y adiós a los sentimientos.

Me preguntaba hoy por qué los humanos no lo tenemos, la vida sería más fácil si apagáramos o encediesemos este interruptor según las circunstancias y personas, nadie sufriríamos, todos seriamos felices.

Sinceramente en muchas ocasiones daría lo que fuera por tener ese interruptor que más de uno soñamos. Debo reconocer que sufro de tripolaridad múltiples, no es una broma, cuando en tus sueños te dicen una cosa, tu cabeza otra y tu corazón lo contrario a los dos anteriores, no es fácil de seguir el camino así. Y sí, mis sueños no coinciden ni con mi corazón ni con mi cabeza.

Reconozco que intento ser más fría de lo que realmente soy, es decir, realmente no soy fría, y por intentarlo, quizás llego al extremo de ponerme desagradable por llevarle la contraria a ese loco corazón por carecer de interruptor. Pero cuando el corazón es el que manda y sabes que a quien debes hacer caso es a tu cabeza, la situación se pone un tanto complicada.

Muchos dirán que hacer caso al corazón es lo mejor, que la vida es para arriesgar aunque salga mal, pero es que en ocasiones hacer caso a lo que nos hace perder la razón es meternos en problemas y sufrir más de lo debido, aún sabiendo que las cosas irán mal sí o sí.

Yo daría lo que fuera por ser como los vampiros de Crónicas vampíricas, tener un interruptor para poder apagar todos los sentimientos, esos sentimientos que me hace débil, vulnerable, que hace que todo carezca de sentido.

Muchas personas, por cuestiones de la vida o por las circunstancias o por lo que sea, padecemos el mal de amores, el amor hacia lo imposible, el querer a quien no debe o simplemente sufrir el típico amor platónico.

Todas esas personas descrita anteriormente, son de las que darían por tener ese interruptor. Dejarían de sufrir, serían más felices, no tendría que fingir antes ellas que son fuertes, que no cae, que sabe salir hacia delante, que le importa, que le es indiferente, aguantar todo lo que te cuente con una sonrisa de oreja a oreja como si se alegrara por su interlocutor aunque por dentro se esté rompiendo a pedazos.

Sería todo tan fácil.... con un simple clip decir adiós a los sentimientos.

Para terminar, os dejo con esta antigua canción pero tan oportuna para el momento, aunque sea vieja, espero que os guste.


jueves, 13 de septiembre de 2012

¡Tu corazón me lo quedo yo!

Quizás el titulo de la entrada de hoy puede sonar muy sobrado, pretencioso, pero tiene su explicación conforme vaya avanzando en la entrada. Como siempre, es otra de mis paranoias que hago y luego intento buscar la similtud con la realidad, no iba a ser menos.

Empezaré diciendo, para que lo podáis entender luego, que estoy leyendo un manga que se titula "Sugar Sugar Rune", creo que también hay anime. Bien y me preguntaréis, ¿y qué es eso?, pues fácil, un hechizo para robar corazones.

La historia trata de dos brujas que vienen del mundo mágico al mundo de los humanos. Son candidatas para ser reina en el mundo mágico. Su misión consiste en robar corazones humanos que se convierte en escure, digamos, dinero en el mundo mágico.

Quizás hasta ahora no veáis nada que se parezca a la realidad, por ello, sigo. Cuenta, que los humanos tenemos muchos corazones, según nuestro estado de ánimo con una persona será de un color o de otro, puede ser verde que es el de la amistad, amarillo que significa miedo por la persona que tiene enfrente, violeta de la pasión y así hasta el rosa que significa amor. Por otro lado, está el corazón negro, simbolizando los celos y lo peor de una persona.

El corazón que mas le valen es, como habréis adivinado, el rosa, cuanto más rosa y grande mejor. Una vez que la bruja le roba el corazón con el hechizo "Sugar sugar rune, choco rune, tú corazón me lo quedo yo", ese corazón se lo queda la bruja y el humano ya no sentirá amor por ella y empezará de 0.

Estamos hablando del bando de los buenos, luego está el bando de los malos que buscan esos corazones negros, denominados "Noir", que hace que la persona tenga celos, envidias, rabia... lo peor de la persona, evidentemente, usan otro hechizo.

Hemos hablado hasta aquí, antes de soltar mis parrafadas y paranoias, de los corazones humanos, de como se le pueden arrancar y como se puede volver a vivir. Pero no hemos hablado de los corazones de las brujas.

Las brujas sólo tienen un corazón, de ahí que se le esté prohibido enamorarse, porque una vez que entreguen su corazón, morirán. 

Todo eso, en una de esas noches que no suelo dormir, me ha dado por pensarlo, la persona que creó ese manga debía ser un corazón "robado" que tenía que salir hacia delante, ironía de la vida, le veo similtud a la realidad.

Siempre hemos conocido a una persona que nos hemos referido a ella como "bruja", persona que se dedica a hacer daño a los demás, podríamos decir a coleccionar corazones, pero que es incapaz de sentir nada por nadie.

Esas "brujas" que en la vida real no son tan buenas como en el manga, porque a la victima no le olvida las cosas tal como se le roba el corazón, parece que disfrutan viendo como las personas sufren por ella (o él) e intentan que los sentimientos de sus victimas hacia su persona aumenten conforme pasen los días.

Luego tenemos las otras "brujas", esas personas que disfrutan atormentando a otras, la que siembran las dudas, las que siembran los celos, las que siembran la desesperación, la rabia....

En el mundo real no existen las brujas buenas y malas como en el manga, ojalá fuera tan fácil robar un corazón y que ni te acuerdes que has estado enamorado por esa persona. En el mundo real están las brujas que hacen las dos cosas, te roban el corazón y encima te siembran los celos y desesperación.

Dichosa mi madre cuando me decía, es más fácil de creer lo que ocurre en una novela que en la vida real, y cuanta razón tiene.

La verdad, que la vida es una constante ironía, las brujas solo existen en películas fantásticas, pero luego cuando nos topamos con una no somos capaces de reconocerla. No van escobas, no tienen sombreros ni verrugas, ni siquiera un gato negro, ni come anclas de ranas. Es alguien semejante a ti  pero que se alimenta del dolor de los demás.

Y diréis, ¿no hay brujas buenas que se enamore? Sí, claro que sí, pero la persona a la que se le va a entregar tu corazón, la otra parte le debe entregar el suyo, si uno de los dos falla, el otro muere. 

¿Ironía de la vida? Desde luego que no, ¿quien se atreve hoy en día a entregar tu corazón cuando las gentes cambian de parejas como de ropa interior? 

Últimamente las palabras "Te amo" se dicen sin pensar en su verdadero significado, se dice tan a la ligera sin haber aprendido a decir antes "Te quiero". 

Cuando se dice "Te amo" simplemente por el sentimiento que tienes entre las piernas y no por el sentimiento que se tiene en el corazón, demuestras la poca inteligencia que existen en nuestros corazones, la pasión se acaba, el amor si se cuida, difícilmente acaba y ahí se equivocan muchas personas, cuando se le acaba la pasión, busca fuera, necesitan vivir en esta montaña rusa de la vida constantemente.

Dicho eso, solo me queda decir que tengáis cuidado a quien entregáis vuestro corazones, a quién le entregáis vuestro corazón definitivo y que aprendáis a decir "Te quiero" antes que "Te amo", que antes de decirlo, sepáis el verdadero sentido, el verdadero significado, que no lo digáis a la ligera que estáis echando a perder una palabra tan bonita que significa tanto por vuestra calentura temporal.

viernes, 7 de septiembre de 2012

Ser gilipollas, es aquí la cuestión

Esta mañana tenía las ideas claras para escribir, pero conforme pasan los minutos se me llena la cabeza de más ideas y las mezclo todas. A veces tener un blog personal no sirve de mucho si te sientes cohibida o luego tienes que dar explicaciones y digo yo, joder, es mi blog personal escribo lo que me de la gana y me desahogo como quiera, sin estar cohibida sin dar explicaciones luego.

Realmente no sé muy bien el cómo expresar todo. Quizás me vaya saliendo poco a poco sin querer o tendré que esforzarme en que me salga, pero sinceramente, hoy es uno de esos días que saldría con una escopeta y me pondría a dar tiros, me vendría genial, no es mala idea.

Yo creo que soy gilipollas, o tonta, o demasiada buena... vamos a dejarlo en gilipollas a seca. Creo que esperar algo de los demás no es bueno a veces, sobre todo cuando los demás te tienen como el hazmerreir y te decepcionan cada vez más.

En una entrada anterior pregunté si era real la vida que tenemos. Cada día tengo más claro que durante un tiempo he estado sumida en una gran mentira o esa es la sensación que me da cuando veo actuaciones y comportamientos que me dejan agilipollá perdida.

Me fue suficiente que me dijeran una frase, una sola maldita frase para sentirme así, que he vivido en una profunda mentira, que nada fue real y que mis sospechas eran ciertas. Pero luego ves acciones, y te preguntas, ¿donde quedaron todas esas palabras? ¿donde quedaron todos esos te quiero? Desde luego, una persona que lo único que trata es de pisotearte al máximo y demostrarte que nunca te respetó, que nunca estuvo realmente contigo, no es digna de nada, ni de recordarla un poquito.

Pero yo soy así, así de gilipollas, no puedo cambiar de la noche a la mañana, no sé fingir, claro, es típico en gilipollas como yo, que luego pasa lo que pasa, se ríen de ti y encima se buscan compañian para hacerlo doblemente mejor, pero para tí esa persona carece de inteligencia cuando sabes que no saben ni la mitad de la historia.

Cuando te levantas un día como hoy y te das cuenta que nunca fuiste nada importante, porque quien mal te trata nunca le interesaste, es cuando te empiezas a plantear muchas cosas. Es cuando te sientes tan.... tantas cosas que no voy a describir ahora mismo, pero que seguro que muchas personas habrán pasado por eso.

En realidad no quiero extenderme, no merece la pena perder un segundo más de mi vida en este tema, la verdad que me notaba bastante mejorada y debo seguir, las caídas a veces son duras, pero serán peores si no nos levantamos, seguir adelante es la única opción que queda, si es que de verdad nos apreciamos a nosotros mismos lo que otros no son capaces.


miércoles, 5 de septiembre de 2012

El Principito, ¿cuento de niños chicos?

Esta mañana me he vuelto a leer El Principito, será la tercera o cuarta vez que me lo haya leído ya. Esta vez lo he hecho como tanto me gusta, con un cuaderno y un boli a lado para apuntar anotaciones que luego me gusta leer y he decidido hoy hablar de ello, del Principito, no de mis anotaciones.

Antes de empezar me gustaría destacar que si aún no lo has leído, en vez de leer esta entrada, leete el libro, es mucho más profundo si lo sabes entender y luego si quieres, leete mi entrada, luego no quiero problemas porque te has leído mis paranoias antes que el libro, además, que en un rato te lo lees y seguro que te gusta, pues es uno de mis libros que siempre están en recomendando entre otros.

Debo reconocer que el tema de la boa cerrada y abierta me fascina mucho. Imagino que quienes lo hayan leído no entenderán esta fascinación, y otros, que al igual que yo, saca este niño interior que tenemos dentro y que nos enseña a sacar. Pero sí, el tema de la boa y demás me fascina, como un dibujo con forma de sombrero puede ser una boa que se ha comido un elefante. Es fascinante la imaginación humana y si no, que se lo expliquen a  Antoine de Saint- Exupèry, porque la verdad, en su día, debió de ser una persona digna de admirar.

Debo reconocer que en ciertos aspecto me siento muy identificada con  Antoine de Saint- Exupèry, en especial a como siente esta soledad, podemos recordar sus famosas cartas, en una de ella, Saint-Exupèry escribió a un amigo: "Aquí se está lejos del baño de odio, pero, a pesar de la amabilidad de la escuadrilla, reina un poco de miseria humana. Nunca tengo a nadie con quien hablar... Tengo con quien vivir, pero ¡qué soledad espiritual!".

Reconozco que cuando leí ese trozo por primera vez, los vellos se me pusieron de puntas, hay tantas cosas ahí encerradas y que muchos no sepamos ver. Yo creo que en vez de aviador y escritor, hubiera sido mejor filósofo, su manera de pensar es digna de admirar.

Centrándonos de nuevo en el libro, en el Principito, realmente me planteo si fue escrito para niños en vez de para adultos. Hay una frase que dice el pequeño príncipe: "Todo recto no se puede ir muy lejos...", en la cual, hay una pequeña reseña en la que explica que "Tan sólo seremos felices cuando marchemos en la dirección correcta, la que tomamos desde el principio, despertándonos del barro...". Desde luego, que el camino puede ser largo y pesado, pero no siempre el camino recto será el verdadero.

Al igual que la parte de la boa, la historia de la rosa también me fascina bastante, en especial cuando el zorro (otra historia que me encanta) le dice que "Sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos". Y cuanta razón hay en todo.

He estado pensando y la verdad, que en nuestra vida diaria hay una rosa especial que nos parece distintas a los demás, me refiero especialmente a esta mascota que tanto queremos, que damos hasta nuestra vida por ella, que para muchos serán un perro/gato/pez/tortuga/loquesea más, pero para nosotros siempre serán únicas y exclusivos.

Pensar en ello me apena un poco cuando recuerdo a cierta gata que es una de mis mayores debilidades, debe ser verdad cuando dice que "uno se expone a llorar un poco si se ha dejado domesticar". Al fin y al cabo, la relación mascota-persona nos domesticamos uno al otro.

"Te miraré de reojo y no dirás nada. El lenguaje es fuente de malentendidos". Esa frase que le dice el zorro al niño está tan llena de realidad que me hace en un segundo comprender muchas cosas de días atrás.

Cuando muchas veces nos dicen que en ocasiones debemos callar en vez de hablar, deberiamos hacer caso, el lenguaje, las formas, y el como lo entiendas, puede llegar a dar muchos malentendidos entre dos personas, no somos capaces de verlo, solo somos capaces de hablar palabras vacías sin argumentos y sin sentirlas.

La verdad que las personas tendemos mucho a hablar, en ocasiones dañando y en otras mintiendo. Eso hace que los sentimientos en ocasiones se nos haga irreal, como nos dice "y uno se deja llevar por las palabras, las cuales engañan tanto como los sentimientos". No creo que tenga que añadir mucho aquí.

Podría decir que el Principito nos enseña tantas cosas que muchos tenemos olvidadas. Olvidamos a veces el por qué queremos tanto a tal cosa o persona, olvidamos por qué sufrimos, olvidamos en ocasiones que hay cosas mas importante que nuestras prioridades y si no, que alguien me lleve la contraria teniendo como ejemplo la visita a los planetas, sí, el planeta del rey, el planeta del borracho, el planeta del rico y comparemos con el planeta del farolero.

Yo creo que no tengo suficientes palabras, ni ideas (al menos hoy) para poder describir lo que es el Principito para mí, quienes lo hayan leído y visto con otros ojos sabrán entenderme, quienes no, solo tendrá que darle una oportunidad.

Me despediré aquí con un par de frases sacada del libro y explicaciones que me han gustado muchos, y la foto de la boa y el carnero sea dicho de paso.

Hablando del carnero, yo también tengo serias dudas de saber si al final, como el bozal no tenía correas, si se comió o no a la planta.


  • Si no se arranca el mal cuando se encuentra, en cualquier sitio que esté, hay averías de luz.
  • Es tan misterioso el país de las lágrimas...
  • Tendré que aguantar dos o tres orugas, si quiero conocer las mariposas.
  • Hay que exigir a cada uno lo que cada uno puede dar.
  • Es mucho más difícil juzgarte a sí mismo que juzgar a los demás... Si consigues juzgarte bien, es que eres un verdadero sabio.
  • En un mundo que se había convertido en desierto, sentíamos sed de encontrar compañeros.
  • Necesitamos para existir tener a nuestro alrededor realidades que duren.
  • Los vínculos de amor que ligan al hombre de hoy a los seres y a las cosas son tan poco tensos y tan poco consistentes, que el hombre no experimenta la ausencia como antes... En esta época de divorcio, nos divorciamos de las personas con la misma facilidad que de las cosas.
  • Si libero en el desierto a un hombre que nada siente, ¿qué significa su libertad? La libertad no existe sino para "alguien" que va a algún sitio. Liberar realmente a este hombre consistiría en mostrarle la sed y señalarle el camino hacia un pozo.


- Sabes... cuando uno se encuentra tan triste, gustan las puestas de sol...
- ¿Tan triste estabas el día de las cuarenta y tres veces?
Pero el principito no respondió.

martes, 4 de septiembre de 2012

El Sudoku de nuestro día a día, ironía de la vida.

Por cuestiones que no vienen al caso, últimamente me ha dado por volver a hacer sudoku, sí, ese cuadradito con números que tienes que intentar cuadrar todo sin repetir número por fila, cuadrado... bueno, todos sabéis como se hace.

El caso, que el otro día haciendo uno, encontré la gracia del creador de este pasatiempo. Pensareis que estoy loca, puede ser, pero las similitudes son tantas, que hoy no he podido evitar escribir sobre ello.

Quizás la mejor manera de entenderlo es explicar mi historia y el cómo me dio por pensar en ello. Quizás con eso entendáis el por qué soy una loca paranoica con pensamientos raros o quizás al final los locos son los demás y no yo, creo más en la segunda opción que en la primera, pero bueno, no era este el tema.

Como bien decía, el otro día estaba haciendo un Sudoku cuando me vi atascada entre cuadraditos y números y sin encontrar la manera de cuadrarlos.

Antes este problema de tal magnitud, tenía dos opciones, o seguir intentándolo o dejarlo para más tarde aún a sabiendas que más tarde no seguiría con él, sino que empezaría otro. La verdad que estaba en un gran dilema antes mi persona pues antes el baile de números, algo me decía que lo tenía que acabar, entonces, fue cuando abrí los ojos.

Vi como me hablaban, podéis llamarme loca, podéis llamarme paranoica, podéis llamarme como queráis, pero el sudoku me habló. Me dijo que encontrara las cosas en común con mi día a día.

Entonces encontré el parecido, bueno, no exactamente el parecido, más bien, descubrí que nuestras vidas es como el sudoku. Posiblemente estaréis pensando si tomo medicación, si me ve un psicólogo o algo, pero al menos, dejarme que me explique.

Mi problema en este sudoku era que intenta cuadrar insistentemente el mismo cuadrado sin mirar en otros, la solución la tenía en el cuadrado de al lado para poder seguir y terminarlo y es que me sonó todo a ironía pura, pues fue en este mismo instante cuando el sudoku me habló.

Algunos ya estarán empezando a entenderlos, otros, aún necesitará que se lo explique aún porque no ven más allá de sus narices, pero sí, nuestras vidas es un sudoku que siempre estamos intentado cuadrar para poder continuar y entonces, es cuando llegamos a este estancamiento y no vemos más allá que eso, sin saber como continuar.

A veces la solución a nuestros problemas, como en el sudoku, está más cerca de lo que creemos, quizás solo tengamos que mirar al lado y dejar de mirar constantemente lo mismo aún a sabiendas que ahí no está la solución.

Porque señores, a veces, para continuar nuestro camino hay que desviarnos un poco aunque se haga más largo y pesado, pero seguro que la recompensa merecerá la pena. Pero como ocurre en el sudoku, muchas personas, antes la desesperación de no encontrar el fin, tira la toalla y acaba abandonando.

Sí, el sudoku me habló y me enseñó en un simple puzzle de números, que las cosas que en ocasiones vemos insignificantes, es mas importante de lo que creemos, que la solución a veces la tenemos con solo mirar a otro lado, aunque sea el camino más largo, será el más rápido para poner fin, siempre y cuando, no lo abandonemos.

Vale, lo dejo aquí por ahora pero quizás no por hoy. No me llaméis loca, solo necesitaba contarlo.

lunes, 3 de septiembre de 2012

Paranoias del primer lunes de septiembre

Hoy 3 de septiembre del 2012 es el primer lunes de dicho mes. Ni siquiera sé por qué cuento eso cuando todo el mundo lo sabe, quizás por empezar de algún modo antes de intentar narrar tantas cosas sin sentidos en vez de centrarme en una sola.

Decidir dejar las redes sociales, messenger y derivados para reflexionar sobre muchas cosas, me hacen pensar más de lo que debiera o quizás abrir más de la cuenta los ojos. Ni siquiera sé si me hace bien o mal, pues esta decisión me hace querer hacer varias cosas, escribir paranoias diversas sin sentidos como haré ahora mismo, querer irme con el coche y coger carreteras por el simple placer de pisar el acelerador o simplemente pegarme un tiro. Son cosas que te apetece hacer cuando quieres poner orden mental y no sabes por donde empezar.

Para empezar me he dado cuenta que realmente no me interesa ahora mismo tener vida social con nadie, lo intento, me sale bien, me sale mal, según el momento y la persona pero no le pongo interés ninguno. En ocasiones las personas me molestan su simple presencia, incluso una simple mirada me molesta y en otras, me parece que la calor humana es lo más maravilloso del mundo, pero eso, rara vez.

Aunque como en todo hay personas y personas, algunas que otras siempre se pueden salvar y se salvan, pero eso no quita que esté en un estado donde mi yo más interno necesite ahora mismo descansar de la civilización humana y reflexionar entre que es lo bueno y lo malo que tengo ahora mismo.

Para pensarlo un poco me he dejado llevar por un símbolo que siempre me ha fascinado por sus múltiples significados. Es el ying-yang. Centrándome en un sólo significado, dice que todo lo bueno tiene algo de malo e inversa, es decir, que todo lo malo tiene algo bueno. O centrándome como antes en las personas, como diría una buena amiga, ni todos somos tan buenos, ni todos somos tan malos.

Entonces si nos ponemos así, a la hora de querer desechar algo, volvemos a un punto que no sabemos que hacer, ¿desechar lo malo pudiendo sacar algo bueno? ¿desechar lo bueno porque tiene algo de malo? La verdad que en esta vida es todo tan complejo que la toma de decisiones siempre es difícil por no decir casi misión imposible, porque por más que lo intentemos, siempre habrá un pero que nos dificultará a la hora de elegir una decisión final.

Me han llegado a decir, incluso mi madre me lo dice, que mi personalidad ha cambiado bastante, pero sinceramente, no lo creo así. Sigo siendo la misma persona con un carácter según quien tú eres. Había una frase en Twitter que lo explicaba perfectamente, decía así "No confundas mi personalidad con mi carácter, porque mi personalidad es quien soy yo, y mi carácter depende de quien seas tu."

Efectivamente mi carácter se ha ido amoldando según con quien me encuentre y los actos que tiene. Normalmente no me suelen gustar la mayoría de los actos y entonces hoy he recordado al ya citado profesor de filosofía que mencioné en otra entrada que una vez nos preguntó: "¿Qué somos? ¿Somos realmente lo que creemos ser? ¿es real todo lo que vemos o creemos?".

El recordar ese día me ha hecho plantearme muchas cosas. ¿Vivo o he vivido realmente en una mentira? ¿Todo lo que vivo, siento y padezco es real? ¿Es todo fruto de mi imaginación? ¿Cual es la línea que separa la verdad de la mentira? ¿Existe realmente esta división? 

El plantearme tantas preguntas sin respuestas me hace darme más de un sobresalto, me hace sentir escalofríos y me hace dudar hasta del presente en el que estoy, incluso, de estas líneas que estoy escribiendo.

Debo reconocer ante todo, que soy una persona que le gusta soñar despierta, bueno o malo, pero me gusta soñar, mientras siga siendo gratis sea dicho de paso. De ahí que tenga creado un concepto de un mundo irreal en el que me gustaría estar y donde cada vez me hace tejer un tejido más fuerte a mi alrededor para que nadie la pueda traspasar, de ahí, que cada vez me cierre más a mí misma y no quiera saber más nada de nadie.

Pero, ¿realmente este escudo protector que nos tejemos a nuestro alrededor nos hace inmune al sufrimiento? ¿Realmente nos hace olvidar todo y nos hace feliz dentro de nuestro mundo creado por nuestras fantasías mas irreal que sabemos que nunca se cumplirá?

He llegado a la conclusión que siempre habrá alguien que sabrá cual es nuestra debilidad, eso nos hará caer constantemente y querremos cortar de raíz para evitar fracasar constantemente, pero ¿qué ocurre si esa persona que te hace caer es la que te hace levantar? Es ahí donde radica el verdadero problema, que creo, que tenemos muchos.

Con eso he llegado a la conclusión que debemos aprender a levantarnos solos, sin nadie, intentar que nadie tome el control de nuestra vida y saber en cada momento en qué punto de nuestra vida estamos.

Recuerdo hace años cuando en una ocasión de esas que estas con tus amigas de confesiones, dije "Para que vivir los buenos momentos, por cada momento bueno que vivas significas que luego viene el malo y una gran bofetada que no te merecerá la pena lo bueno que has vivido" y mi amiga, ni corta ni perezosa me respondió "creo que lo estás viendo al revés, no es así como se ve, la realidad es otra, por cada malos momentos que vives, por cada bofetadas que recibas, significas que un gran momento te está por llegar". Desde luego, que después de la tormenta llega la calma.

Debo reconocer que en mis pensamiento tiro más a la negatividad que a lo positivo. Pero últimamente pienso, ¿por qué no? ¿por qué no hay nada bueno esperándome? ¿por qué a otras sí y a mí no? ¿por qué yo voy a ser diferente?

He intentado ser positiva, y estoy empezando a creer que quizás las cosas malas hay que vivirlas, sentirlas, padecerla para luego saber valorar lo bueno que te venga, para saber disfrutarlas, para saber apreciarlas.

La verdad que no sé ni lo que he escrito, así que pongo a vuestras disposición el aks (el cuadrito que tenéis a vuestra derecha) para que me preguntéis todas vuestras dudas que hasta yo me estoy empezando a replantear después de leer todo esas frases sin sentidos. Pero necesitaba escribirla y al ser mi blog, así lo he decidido, publicarlas y a ver si con suerte hay alguien más paranoica que yo. 

Punto y final.