miércoles, 17 de octubre de 2012

Te invito a ser feliz, yo pago.

Buenas tardes a todo/a aquel o aquella que quiera leer algo por aquí. Realmente no vengo con muchas ideas de escribir, solo de que me gusta el título de hoy, así que para empezar, os invito a ser feliz.

Lo primero que he hecho antes de continuar ha sido buscar en wikipedia el significado de felicidad y dice lo siguientes:

La felicidad es un estado de ánimo que se produce en la persona cuando cree haber alcanzado una meta deseada. Tal estado propicia paz interior, un enfoque del medio positivo, al mismo tiempo que estimula a conquistar nuevas metas. Es definida como una condición interna de satisfacción y alegría.

Eso me ha planteado una serie de dudas, ¿necesitamos siempre alcanzar esta meta para ser feliz? ¿No podemos ser feliz durante el recorrido hacia dicho fin?

Si seguimos leyendo en la wiki, nos encontramos con tres posturas:

  • Ser feliz es autorrealizarse, alcanzar las metas propias de un ser humano (eudemonismo), postura defendida por Aristóteles. En cierto sentido, también Platón puede ser encuadrado en esta postura, si bien el horizonte de la felicidad, según Platón, se abre a la vida después de la muerte.
  • Ser feliz es ser autosuficiente, valerse por sí mismo sin depender de nada ni de nadie (cinismo y estoicismo).
  • Ser feliz es experimentar placer intelectual y físico y conseguir evitar el sufrimiento mental y físico (hedonismo). Es la postura que defiende Epicuro.
De esas tres posturas la verdad que no sabría con cual quedarme. Creo que según el momento de mi vida en el que esté siempre me he basado en una o en otra, aunque creo que la más se adaptaría a mí sería la última, creo que como yo, hay muchos masoquistas que nos gusta dañarnos a nosotros mismos.

Hay quienes dicen que la felicidad es imaginaria, que es solo un momento y luego desaparece. Otros dicen que la felicidad es solo cosa de los ricos y así nos podríamos llevar con miles de pensamientos, algunos absurdos y otros no tanto.

Yo siempre creo que dejamos escapar pequeñas cosas o personas que nos dan felicidades momentáneas  pero a diario, es decir, a mi me da felicidad un café, la compañía de determinada persona en x momento, conducir, escuchar x canción... cosas simples y sencillas que muchos dejamos pasar, entonces, ¿para qué buscamos una gran felicidad que se nos antoja lejana teniendo pequeñas dosis diarias? A veces por buscar grandes cosas nos perdemos las pequeñas que son las que verdaderamente nos llenan.

Yo me he propuesto ser feliz así, con pequeñas cosas que me llenan y de paso, invito a quien quiera acompañarme a ser feliz, yo pago.

2 comentarios:

  1. La felicidad momentánea o de pequeños momentos, de cosas x... es una felicidad del "ahora" y realmente es eso lo que nos debería preocupar, el ahora. Pero nos empeñamos en idealizar esa felicidad, la enfocamos hacia un fin; pero el camino también tiene dichos momentos de felicidad aún sin saber si lograremos llegar a determinado fin.
    Y visto que la felicidad no va a depender de si tenemos más o menos dinero... Invito yo

    ResponderEliminar
  2. La felicidad completa, puede que no exista, o quizás sea demasiado difícil de conseguir.
    Cuando un niño quiere un juguete, lo pide, una y otra vez hasta que se lo compran . Pero cuando lleva tiempo jugando con él, comienza a cansarse , hasta que llega el momento que deja de llamarle la atención, e incluso a no gustarle y lo abandona. Pronto se marcará una nueva meta, conseguir otro juguete nuevo, y cuando lo tenga, será feliz jugando con él, al igual que con el primero, y vuelta a empezar.
    Pero los adultos somos igual que los niños, y debemos marcarnos esas metas a conseguir, y a medida que los vamos consiguiendo, somos felices. El problema es que cuando las metas marcadas están fuera de nuestro alcance, al menos, a la velocidad que queremos alcanzarlas, entonces la espera de esa felicidad, que no llega, nos hace infelices.
    Hay muchos factores que influyen en lo que he dicho, la constancia en conseguir nuestros objetivos, la ayuda que obtengamos, y miles de cosas más, pero eso se escapa muchas veces a nuestra voluntad, y a nuestro destino.
    Todos podemos ser felices, y todos merecemos serlo , pero todos no nos conformamos con lo mismo. hay personas que con , casi nada, es feliz, y otras que lo tienen casi todo, y no lo son...

    ResponderEliminar